Domingo, 21 de diciembre de 2008

-La producción de energía eólica cuesta nueve veces más cara que la normal. Según el Instituto de Desarrollo de la Energía, en España se produce un 5,6% de energía eólica mientras que se consume un 0,5% Además esa producción está fuertemente subvencionada por el Gobierno, es decir, está pagada por nosotros a precio de oro con la disculpa de que es una energía limpia, ecológica, etc. Al final, los contribuyentes estamos pagando unos kilovatios que no sirven para nada, ya que llegan a la red general no cuando se necesitan -que sería a las horas punta-, sino cuando se produce. La pregunta del millón es, ¿qué pasa con ese 5,1 que pagamos y que sobra? ¿Se tira? El problema de la energía es que no se puede acumular y hay que consumirla en ese momento, sino se pierde. En segundo lugar, las centrales térmicas tampoco pueden disminuir su producción apoyándose en la energía eólica, ya que ésta depende del viento y no siempre sopla. ¿De cuánto dinero estamos hablando? De ciento treinta mil millones de pesetas anuales de beneficio que cobran una serie de empresas por millones de kilovatios producidos y enviados a la red general que no se utilizan. Les pagamos por una factura donde no queda especificado ni el día ni la hora del envío.

-¿Y quién se beneficia?
-Las eléctricas que todos conocemos. Si solicitas una licencia para montar un parque eólico no te la van a dar. Sólo se les concede a ellos. Lo he comprobado. ¿Qué participación lleva la persona que otorga esas licencias? No me lo preguntes, pero hay una realidad y está ahí, en los datos del Gobierno. A pesar del alto coste y la baja rentabilidad, en tres años existirán mil ochocientas turbinas más con una inversión de mil millones de euros. Y para el año 2011 el Ejecutivo pretende aumentar la producción de un 5,6% a un 12% frente a un consumo real del 1 ó 2% ¿Quién paga eso? Tú y yo con nuestros impuestos.

-Tengo curiosidad por saber cómo llegó usted a esta conclusión.
-Un sábado o domingo iba por una carretera de Lanzarote y me fijé en que los parques eólicos estaban por todos los lados. Pensé para qué servía todo aquel despliegue -cada vez que gira uno de esos molinos de viento nos cuesta un duro-, un día de fiesta a las cuatro de la tarde, cuando la red nacional tiene un excedente que nadie consume. Y después de pensar un poco y comprobar datos que están ahí para quien quiera verlos, llegué a la conclusión de que se trataba de un negocio subvencionado por el Gobierno, para que unos cuantos se hicieran ricos a nuestra costa.

-¿Y qué me dice entonces de ese discurso que a todos nos cuentan en el colegio sobre los beneficios de la energía eólica?
-La energía eólica estaría muy bien si se aplicara correctamente. Si los molinos no llevasen incorporado un generador de energía, sino que la empleasen para elevar agua hasta una colina, a trescientos metros de altura, almacenarla allí para que a la hora en que la red lo necesitase, dejar caer ese agua y producir energía. Ése sería el uso inteligente, lógico y no fraudulento. Porque cuando te dicen que un parque produce tanto, muchas veces ni lo produce él, sino que es energía residual que compran a la red, la meten en el parque eólico y la pagamos luego como si fuese eólica, nueve veces más cara.



todo lo anteriormente copy/paste de AQUI es de un señor que todavia nadie puede decir que halla dicho ninguna mentira, no como en el caso del gobierno que os dejo veais uno de los miles de videos que podeis encontrar en la red

FELICES FIESTAS Y PROSPERO AÑO NUEVO 2009

Barney


Tags: éolico, avf, parque, estafa

Publicado por suzu3464 @ 18:08
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios